EL VIAJE DE LA VIDA

Al embarcarte en el viaje de la vida, recuerda llenar tu mochila de entusiasmo y coraje.

Elige una ruta larga que te devuelva sorpresa, magia y aprendizaje.

Si fijas tu mente y espíritu en el horizonte, ninguna quimera podrá doblar el mástil de tu barca, ningún ser espeluznante cambiará tu norte, tus ímpetus ahogarán los cantos de sirena, si éstos no hacen eco en tu corazón.

Aprende de quienes han viajado por la vida, más que tú. Traza el rumbo en tu mapa con los ojos cerrados. Sigue esa estela y espera miles de mañanas cálidas sobre nuevos puertos.

Ve a donde señalen tus cartas de navegación y hazte de esmeraldas y estrellas de mar, de arcilla de colores y esencias, de artilugios y juguetes raros, de luz de luna y agua clara, de miradas y sonrisas varias, de caracolas y sonidos infinitos.

Elige, como compañero de viaje, entre el frío hipnótico del disco lunar, que orbita envolvente a tu alrededor o la flama de sol, capaz de derretir en instantes, las heladas dudas de tu mente y corazón.

Lleva contigo, la brújula de tu sueño. Aunque al final, encuentres que no es todo lo vistoso, aromático y abundante que esperabas, es lo más auténtico que habrás conocido.

No apures la travesía. Llegarás. Adornado y más sabio por lo que recogiste entre las olas. No esperes en vano que tu destino final te ofrezca lo que en ese viaje, no fuiste capaz de ver.

No lo hará.

El trayecto y la aventura, te ayudarán a comprender que tu sueño, fue tu primer puerto. Y que has estado allí, siempre.

Sonreirás ante el recuerdo del viento en la ruta y esa onírica visión de tu silueta, recortada del azul infinito.

A soltar amarras y buen viaje para todos!

Publicado bajo licencia Safe Creative : Nº. de registro  1606048077616

Anuncios